Palacio Spínola - Museo del Timple


Teguise, la antigua capital de Lanzarote, fue rectora de la actividad económica, militar y religiosa de la isla, hasta el año 1847. El renombrado palacio Spínola, que fue antigua Casa de los Gobernadores de Lanzarote, destaca entre las instalaciones oficiales o religiosas de tiempos pretéritos por su relevancia histórica. El Mayor don José María Feo de Armas (1772-1824), Coronel del Regimiento provincial de Lanzarote y Gobernador Militar de Lanzarote, fue un significado protagonista de la conocida “Guerra Chica”, la Revolución de junio de 1810.

Sede actual del Museo del Timple canario.

Horarios: De Lunes a Sábados de 09:00 a 16:00 horas. Domingos y Festivos de 09:00 a 15:00 horas.




Castillo de Sta. Bárbara - Museo de la Piratería


El Señor de Lanzarote Sancho de Herrera y Ayala ordeno construir una torre de vigilancia en lo alto de la montaña de Teguise. Con una inigualable situación sobre el Volcán de Guanapay, el castillo fortaleza de Santa Bárbara, siglo XV, Bien de Interés Cultural, es la fortaleza más emblemática de las existentes en Lanzarote. Con un pasado lleno de historia, plagado de ataques y asedios piráticos, fue refugio del señor territorial y del pueblo de Lanzarote. Actualmente, acoge al Museo de la Piratería.

Horarios: De Lunes a Sábado de 09:00 a 15:30 horas. Domingos y Festivos de 10:00 a 15:30 horas.




Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe


Templo de la antigua Parroquia Matriz de Lanzarote, erigida en 1418, por Maciot de Bethencourt, fundador de la ciudad en honor de Santa María de Guadalupe Se convirtió en panteón real de la princesa Teguise. La imagen de Nuestra Señora de Guadalupe aún muestra la huella dolorosa de los ataques argelinos que mellaron su frente. La iglesia sufrió un gran incendio en 1909.

 

Horarios: De Lunes a Domingo de 08:30 a 19:00 horas.



Convento de Santo Domingo


La Orden dominica acudió a la llamada del capitán D. Gaspar Rodríguez Carrasco para dotar de servicios hospitalarios a Lanzarote. Tan ilustre mecenas construyó este convento, en 1698, anexionando a su nuevo templo la bella ermita barroca de San Juan de Dios de la que se conserva su exquisito retablo barroco, con ángeles y frutas exóticas de Indias. Afectado por las desamortizaciones de 1820 y 1836, la Reina Isabel II legó  el inmueble al pueblo de Teguise y, actualmente, es sede del Ayuntamiento de Teguise. Su templo, hoy reconocida Galería de Arte, acoge múltiples exposiciones y permite al visitante contemplar unos hermosos techos de artesonados mudéjares. 

 

Horarios: Todos los días de 10:00 a 14:00 horas, excepto Martes y Sábado.



Busto del Doctor Alfonso Spínola Vega


Conocido como “El padre de los pobres”, (1845- 1905), el teguiseño Alfonso Spínola fue un excepcional médico, músico y profesor. Un filántropo, al que se venera como Hijo Ilustre de los municipios de San José y Las Piedras, que creó en Uruguay el primer laboratorio microbiológico antirrábico de Sudamérica. Los estudiantes uruguayos celebran su día con plantaciones de esquejes de higuera, recuerdo de la higuera bajo la que curaba a sus enfermos durante la terrible epidemia de viruela que azoló el país, en 1881. Busto regalado por la Sociedad Islas Canarias de Montevideo; bronce del escultor uruguayo de ascendencia lanzaroteña, Serapio Pérez de León  (1964).



Escultura de los Diabletes


Elegua, el diablo danzante de las fiestas de Corpus,  recorre las calles de Teguise para destruir a los Gigantes del Bien, atemorizando a los viandantes y jaleado por los gritos infantiles que profieren su nombre con temor.  La ceremonia de la Lucha del Bien y el Mal, introducida por los franciscanos en el siglo XV, hoy pervive en el Carnaval de Teguise con gran colorido. Sus blancos ropajes pintados de negro y rojo, mascara diabólica, esquilones y zurrón atado a un palo,  sincretizan  las tradiciones del cristianismo con las aborígenes de los mahos y la de los esclavos africanos. Escultura en fibra del teguiseño  Rigoberto Camacho Pérez (2013).



Plaza de La Constitución (Plaza de los Leones):


La centenaria plaza principal de Teguise lleva el nombre de la Constitución de 1978. Su fuente, regalo póstumo de D. Luís Ramírez González, fue instalada en 1953. Testigo fiel de la Historia de Teguise, bajo la vigilante mirada de sus fieros leones de bronce, autor Francisco Curbelo Martín (2001), acoge las muestras de bailes populares lanzaroteños, ofrecidos a los visitantes durante la celebración del Mercadillo Municipal dominical. 



Busto de Leandro Perdomo Spínola


El gran periodista y escritor costumbrista lanzaroteño del siglo XX, (1921-1993), fundó el primer periódico de la postguerra en Lanzarote, “Pronósticos”, así como el que fue primer periódico de la emigración hispana europea en Bruselas, “Volcán”, distribuido por Italia y Francia. Autor de miles de crónicas, relatos y varios libros, reflejó el alma popular universal y una llamada tenaz a la justicia para los más desfavorecidos a través de   personajes isleños. Escultura en bronce de la lanzaroteña Mariola Acosta (2016).



Convento de San Francisco


El caballero D. Gonzalo Argote de Molina, Grande de Andalucía, reconocido guerrero y humanista universal, construyó, en 1590, el convento franciscano de la Madre de Dios de Miraflores, panteón de los Señores de Lanzarote. Los monjes franciscanos lo custodiaran hasta 1835. El templo acoge un Museo Sacro, reflejo fiel de un pasado cercano a los artistas de Sevilla y paso obligado desde las Américas, con muestras pictóricas, escultóricas y de orfebrería de gran relieve.

 

Horarios: De Martes a Sábado de 09:00 a 16:00 horas y Domingos de 09:30 a 14:00 horas.



Escultura del Besapié del Rancho de Pascua


En Nochebuena, los pastores del Rancho de Pascua de Teguise entran en la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe a ofrecer sus cantos y el antiguo baile del Salto al Niño Dios recién nacido. El Besapié representa a uno de los bailarines del Rancho de Pascua de Teguise. Escultura en fibra del teguiseño Rigoberto Camacho Pérez (2014).



Mercadillo dominical de la Villa de Teguise


Todos los Domingos por la mañana, Teguise se transforma y el silencio y la tranquilidad de sus calles da paso al bullicio y al ajetreo de multitud de puestos, de artesanos y agricultores. En sus calles y plazas, tiene lugar el mercadillo popular más importante de Canarias, donde podrá adquirir artesanía de todo tipo, cerámica, cestería, marroquinería, productos del campo y típicos, como quesos, vinos y un largo etc.

Muchos artistas también venden aquí sus obras más variopintas y es un acontecimiento que ningún visitante podría debería perderse.

 

Horario: Todos los Domingos de 09:00 a 14:00 horas.  



Biblioteca Municipal


La casa señorial de don Nicolás Curras Abreut, (1758/1845), reconocido líder ilustrado de La Orotava, muestra al visitante sus carpinterías mudéjares y sus suelos con motivos florales. La que fue sede de la Sociedad Casino de la Villa de Teguise, el devenir de la guerra civil española (1936/1939) la convertirá en la primera sede en propiedad de la Falange Española de Canarias (1938). Desde 1979, la Biblioteca Municipal de Teguise ocupará sus amplios salones, recuperándola como Centro Cultural referencial para Lanzarote.

Horarios: De Lunes a Viernes de 09:00 a 13:00 horas y de 16:00 a 20:00 horas. 

 

 



Cilla de Diezmos y Primicias


En la Villa de Teguise, como sede del primer Beneficiado de Lanzarote, se construyó en el siglo XV la primera Cilla de Diezmos y Primicias de Lanzarote. El Papa Eugenio IV ordenó por medio de una bula que Todos los moradores del Obispado Rubicense debían pagar a la Iglesia los Diezmos, y Primicias conforme la loable costumbre de los demás Pueblos Cristianos”. Bajo la dirección artística de Cesar Manrique, sin ninguna intervención sobre su estructura exterior, se instalará la oficina de la Caja de Ahorros, actual oficina de Bankia, en la Villa de Teguise.



Archivo histórico


La antigua casa de don Francisco Aldana Spínola acoge al Archivo Municipal de Teguise. Entre sus fondos se custodia los documentos de la Historia del Señorío de Canarias y los Señores de Lanzarote.

 

Horarios: De Lunes a Viernes de 08:00 a 15:00 horas




Palacio Marqués de Herrera


Este palacio, casa de los Señores de Lanzarote, fue la casa de gobierno de la isla de Lanzarote desde el siglo XV en adelante, hasta que los diversos ataques protagonizados por los berberiscos lo arruinaron durante la invasión de Morato Arráez del mes de mayo de 1618. Tras iniciarse rápidamente las reparaciones pertinentes que permitieran la actividad administrativa de la casa y la defensa de la Villa, surgió tal y como la podemos visitar en la actualidad.

 

Horarios: De Lunes a Viernes de 12:00 a 20:00 horas y Domingos de 10:00 a 15:00 horas.



Casa de la Cultura


Esta emblemática casa del Conjunto Histórico de Teguise (fabrica del siglo. XVIII.), en el pasado fue residencia en Teguise de eclesiásticos de renombre como don Pedro Pascual Ginory Ramos (1772-1860),  Beneficiado de la Parroquia de Nuestra Sra. de Guadalupe en Teguise (1805), representante eclesiástico de la Junta Subalterna de la Suprema de Gobierno de Lanzarote,que se instaló el 25 de septiembre de 1808. Décadas más tarde, también del honorable don Juan Gualberto Melián Armas (1830-1900), a quien la reina nombró Cura Propio de Teguise (1861). Tras desempeñar su ministerio, fue reconocido Hijo

Adoptivo de Teguise por su extraordinaria labor en esta parroquia y se denominó la Plaza de la Constitución con su propio nombre, del que aun se contempla su placa en esta fachada. Sede de la Universidad de Las Palmas y de la Escuela de Enfermería (1991-2013), en la actualidad es la Casa de la Cultura de Teguise.

Horarios: De Lunes a Viernes de 08:00 a 15:00 horas. Domingos de 10:00 a 14:00 horas.



Callejón de la sangre


Fluyendo entre la iglesia de nuestra Señora de Guadalupe y el palacio del Marqués de Herrera, debe su trágico nombre a la matanza de cristianos llevada a cabo en 1569, por el corsario berberisco Calafat,Cuenta la leyenda que un madrugador monje franciscano descubrió desde lo alto del campanario del viejo convento a los invasores pululando por el callejón a altas horas de la noche y, a pesar de que con un certero flechazo lo hirieron de muerte, entre estertores, alertó al pueblo dormido de Teguise.



Plaza de La Mareta


En el espacio que ocupa la actual Plaza de La Mareta se localizaba la desaparecida Gran Mareta de Teguise, una cisterna situada en una hondonada natural que recogía en épocas de lluvias el agua de las laderas de la montaña de Guanapay, gran reserva de agua de Lanzarote.  Una antigua charca aborigen, ampliada y modificada por el Señor de Lanzarote don Sancho de Herrera (1442-1534) para facilitar el abastecimiento de aguas. El marqués don Agustín de Herrera y Rojas (1537-1598) ordenó el cercado del depósito con un muro de contención y una escalera de piedra en caracol que descendía hasta el fondo empedrado, a nueve  metros de profundidad. Se le calculaba una capacidad de cerca de unos cuarenta millones de litros (40.000.000litros).



Cruces


Los monjes franciscanos que cruzaron el mar con Jean de Bethencourt para cristianizar Canarias, en 1402, enriquecerán la cultura y tradiciones  de Lanzarote sembrando las calles y caminos, montañas y playas de la isla con Calvarios. Estas cruces guían hacia la iglesia de nuestra Señora de Guadalupe a los difuntos antes de acompañarlos al camposanto, protegen al viandante y espantan las plagas. El 3 de mayo, el Día de la Cruz se celebra en Teguise con cruces engalanadas de flores, repiques de campanas y dulces tradicionales.